Cuatro “trucos” para mejorar el inglés que puedes poner en práctica a diario

 In Aprender inglés

¿Te ha pasado alguna vez eso de ponerte a estudiar inglés y no notar ningún avance? ¿Te cuesta darle caña aunque tienes motivación de sobra? No te preocupes, no te pasa solo a ti. Muchas personas quieren mejorar el inglés, están motivadas, le dedican tiempo a su estudio… pero no logran avanzar como esperaban.

En ocasiones es una cuestión de concentración. No siempre disponemos del escenario adecuado para estudiar, y esto influye muchísimo. Otras veces, en cambio, es la temática la que nos “bloquea”. No todo el mundo tiene la misma facilidad para aprender las mismas cosas. En otros casos el problema está más relacionado con la mecánica. Es decir, con la forma en la que estudiamos o el ritmo que seguimos.

Para lo primero solo podemos recomendarte que encuentres el sitio ideal para estudiar. Para lo segundo… paciencia y ánimo: si te cuesta más, necesitarás más dosis de estos. Y para lo tercero… ¡aquí van algunos trucos que te ayudarán a mejorar el inglés más fácilmente!

Crea listas de vocabulario

Ampliar vocabulario es un apoyo fantástico para mejorar tu inglés. Saber nuevas palabras y expresiones no solo te servirá a nivel práctico, sino que también aumentará tu confianza y autoestima. ¡Notarás que avanzas poco a poco!

Aplicar este método es tan fácil como crearte tu propia lista de términos. En una libreta, a ordenador, en el móvil… ¡hay mil opciones distintas y solo necesitas encontrar la tuya! Ve apuntando palabras y expresiones que no sabes, y repásalas a menudo.

Puedes repasarlas en orden, empezando por el final, saltando de concepto en concepto aleatoriamente… ¡No importa! Lo único que importa es que cada día te vayas a dormir habiendo aprendido al menos cuatro o cinco términos nuevos.

Consume contenido en inglés

Un clásico del que ya te hablamos en el blog en varias ocasiones. Un ejemplo es el de ver series de televisión en inglés, para lo que ya te recomendamos varias buenas opciones hace tiempo aquí, y más recientemente aquí.

Pero no solo puedes usar series de TV. El ejemplo más fácil es la música. De hecho, estamos seguros de que esto no será algo nuevo para ti, ya que oirás música en inglés a menudo. El “truco” en este caso consiste en prestarle más atención a la letra, en intentar descifrar cada palabra y comprender la canción todo lo posible. Escuchas música en inglés, pero… ¿de verdad entiendes todo lo que dicen las canciones? ¡Pues de eso se trata!

Más allá de la música sigue habiendo un montón de contenido que puedes pasar a consumir en inglés. Blogs, revistas, diarios online, películas en versión original en el cine, programas de TV, podcasts… ¿Te atreves a pasar dos semanas solamente leyendo, viendo y escuchando contenido en inglés? Si eres capaz de hacerlo, te aseguramos que notarás una diferencia abismal después…

Apunta cosas que no sepas cómo se dicen en inglés

Te íbamos a proponer llevar una libreta contigo, pero es que no hace falta. Seguro que si hay algo que nunca te dejas olvidado es el teléfono móvil. ¡Así que ya tienes una libreta siempre contigo! Pues perfecto, porque lo que te proponemos con este “truco” para mejorar el inglés es que anotes todo aquello que veas en tu día a día… y no sepas cómo se dice en este idioma.

Lo más fácil para esto es que elijas momentos específicos del día, ya que tampoco vas a estar parándote constantemente por la calle. Por ejemplo, un día puedes ponerte a ello cuando estés en la cafetería desayunando. Al día siguiente, mientras esperas el bus o el metro. Al otro, cuando estés en la cola del supermercado…

¡Y así con diferentes escenarios! En cada uno de ellos verás cosas distintas que no sabrás decir en inglés, y por tanto la lista de términos se ampliará. Solo te quedará ir añadiendo todo lo que apuntes a tu lista de vocabulario en inglés.

“Piensa” en inglés durante situaciones del día a día

A muchísimas, pero muchísimas personas, les cuesta hablar inglés por miedo. Así de simple. Les da vergüenza hablar en público porque piensan que no lo hacen bien. Y al final es la pescadilla que se muerde la cola. Como crees que hablas mal, no practicas. Y como no practicas, hablas mal.

Con este “truco” lo que te proponemos es que al menos pienses en inglés en situaciones cotidianas. De nuevo, cualquier momento del día te puede servir. Si estás en una cola para hacer una gestión, ponte a pensar en cómo preguntarías en inglés por el trámite que vas a realizar. Si estás en el bar a punto de pedir tu almuerzo, piensa en inglés cómo se lo dirías al camarero antes de que llegue a tu mesa. Si estás en la oficina a punto de entrar en una reunión, dale una vuelta a cómo harías tu presentación en inglés. ¡Y así con todo!

Lo importante de este método no es que busques la perfección en lo que dirías, sino que agilices tu mente. No trates de construir la frase perfecta en inglés en tu cabeza. Comienza construyendo expresiones sencillas que conoces, y ve añadiendo poco a poco algo más complejo. Verás como si haces esto a menudo, pronto te descubrirás “hablando” más de lo que crees, y quizás así te dé menos vergüenza lanzarte a practicar con alguien.

 

En el blog tenemos muchas más recomendaciones prácticas para aprender inglés. También hemos hablado en otras ocasiones sobre métodos para mejorar tu inglés rápidamente. En este caso, esperamos que estos “trucos” que hemos compartido contigo también te sirvan para darle caña al idioma, motivarte y sentir que avanzas. ¡Ánimo y a por ello!

Recommended Posts
Contacta con nosotros

Not readable? Change text.